TIPS- Para el éxito en las juntas escolares de padres de familia.

Antes de la reunión

La reunión con el maestro/a de su hijo/a será más productiva y eficiente si se prepara antes. Preparación para la reunión:

Hable con su hijo/a
Pregúntele qué asignaturas son su fuerte, qué asignaturas le gustan más y por qué. También pregúntele qué asignaturas le resultan más difíciles y cuáles le gustan menos. Pregúntele a su hijo/a si quiere que usted hable de algo en particular con el maestro/a. Asegúrese de que su hijo/a sepa que usted y el maestro/ se reúnen para ayudarlo y que no debe preocuparse por la reunión.

Prepare una lista de temas
Haga una lista de temas sobre los que quiere conversar con el maestro/a y que usted piensa que el maestro/a debería saber, como sus inquietudes sobre la escuela, la vida en el hogar del niño/a, cualquier cambio significativo en la familia, hábitos, pasatiempos, trabajos de medio tiempo, feriados religiosos o cualquier cosa que le preocupe a su hijo/a. No deje de pedir la opinión de su cónyuge u otros adultos que también se preocupan por su hijo.

Prepare una lista de preguntas
Preparar una lista de preguntas le ayudará a tener una conversación productiva con el maestro/a de su hijo/a. Priorice las preguntas en caso de no tener tiempo suficiente durante la reunión. A continuación se incluyen ejemplos de preguntas que le ayudarán a saber más sobre el avance de su hijo/a en la escuela:

  1. ¿Qué se espera que mi hijo/a aprenda este año?
  2. ¿Cómo lo evaluarán?
  3. ¿En qué asignaturas se destaca y en cuáles tiene dificultad?
  4. ¿Qué ejemplos me pueden dar de estas fortalezas y debilidades en las asignaturas?
  5. ¿Mi hijo/a entrega la tarea a tiempo?
  6. ¿Qué tipos de pruebas y evaluaciones deberá dar mi hijo/a este año?
  7. ¿Cómo es el desempeño de mi hijo/a en las pruebas?
  8. ¿Mi hijo/a participa de los debates y actividades en clase?
  9. ¿Puede describir las destrezas sociales de mi hijo/a?
  10. ¿Mi hijo/a parece feliz en la escuela?
  11. ¿Ha notado alguna conducta inusual?
  12. ¿Mi hijo ha faltado a alguna otra clase además de sus faltas permitidas?
  13. ¿Piensa que mi hijo/a está haciendo uso de su potencial?
  14. ¿Qué puedo hacer en casa para ayudarle a avanzar en sus estudios?

Si su hijo recibe servicios especiales (programas para niños superdotados, educación especial, clases de inglés, terapia ocupacional o del lenguaje, o apoyo por una discapacidad de aprendizaje), pregunte sobre la frecuencia de estos servicios y sobre el avance que realiza su hijo con estos servicios.

Durante la reunión

Sea puntual
Comience con el pie derecho: llegue puntual a la reunion. Recuerde que otros padres pueden tener reuniones ese día; si usted llega tarde, puede llegar a perder su turno para la reunión. También debe planear el fin de la reunión a horario para que otros padres puedan empezar su reunión a tiempo.

Sea usted mismo
Relájese y sea usted mismo. Recuerde que usted y el maestro/a quieren lo mismo: lo mejor para su hijo/a.

Mantenga la calma
Mantenga la calma durante la reunión. El respeto en la comunicación es la manera más efectiva de trabajar en conjunto con el maestro/a de su hijo/a. Irritarse o molestarse durante la reunión dificultará mucho la posibilidad de tener una conversación positiva.

Pida que le explique cualquier cosa que no entienda
Escuche atentamente lo que dice el maestro/a. Si no entiende algo que dice el maestro/a (por ejemplo, un término educativo o una explicación sobre una política escolar), no tenga miedo de pedir que lo aclaren. Es importante que usted entienda lo que el maestro/a de su hijo/a le está diciendo.

Haga las preguntas importantes al principio de la reunión
Haga las preguntas importantes primero en caso de no tener tiempo, especialmente si hay otros padres que tienen su reunión después de usted. Siempre tiene la posibilidad de coordinar otra reunión con el maestro/a para tratar temas que no tuvo tiempo de conversar.

Trate las diferencias de opinión con respeto
Si no está de acuerdo con el maestro/a, explíquele con respeto por qué no está de acuerdo. Si el maestro/a no sabe que usted tiene otra opinión, el maestro/a puede pensar que usted está de acuerdo y continuará la charla con el tema siguiente. Conversar sobre sus diferencias con el maestro/a puede ayudarlos a ambos a buscar una manera más eficaz de ayudar a su hijo/a.

Elabore un plan de acción
Pídale al maestro/a sugerencias específicas sobre cómo ayudar a su hijo/a en casa, con la tarea, la lectura, la organización, las rutinas, temas de comportamiento, etc. Asegúrese de entender las sugerencias del maestro/a y pida explicaciones si no entiende. Esta lista de sugerencias serán su plan de acción. Establezca una manera de hacer un seguimiento del avance de su hijo, así como la mejor manera de estar en contacto con el maestro/a de su hijo/a, ya sea por teléfono, correo electrónico, notas o reuniones. Repase el plan de acción con el maestro/a al finalizar la reunión para asegurar que ambos tienen las mismas expectativas.

Agradezca al maestro/a por reunirse con usted
Agradezca al maestro/a por su tiempo y apoyo a su hijo, así como por otras cosas puntuales que haya hecho para ayudar a su hijo/a.

Después de la reunión

Hable con su hijo/a
Converse con su hijo/a sobre la reunión. Ponga el énfasis en los puntos positivos y sea directo acerca de los problemas conversados. Si usted y el maestro/a crearon un plan de acción, explíqueselo a su hijo/a. Asegúrese de que el niño/a entienda de que usted y el maestro/a crearon este plan para ayudarlo.

Empiece a trabajar sobre el plan de acción
Ponga en marcha el plan de acción. Para asegurarse de que esté surtiendo efecto, controle el comportamiento y trabajo escolar de su hijo de manera habitual. Pregúntele a su hijo/a cómo se siente acerca de la escuela y su trabajo en la escuela.

Mantenga el contacto con el maestro/a
Manténgase en contacto con los maestros/as de su hijo/a. Esto le ayudará a fortalecer el vínculo padres-maestros y será una parte importante del éxito escolar de su hijo/a. Cuando un niño ve que padres y maestros trabajan juntos, el niño entiende que su educación es una prioridad absoluta en la escuela y en el hogar.

 MUCHA SUERTE 🙂